LOOKS

Vestido pliegues

06/03/2019

Vestido pliegues. Por qué comprarte una falda plisada (o un vestido plisado) es una buena idea Incluso cuando no es tendencia.

Aunque no lo parezca quizás por sencilla al lado de otras, ha pasado desapercibida cuando debería ocupar un lugar destacado tanto en la wishlist como en el guardarropa: la falda plisada. Y el vestido plisado. Y, en realidad, cualquier prenda que atesore ese acabado, porque es mucho, mucho más importante de lo que puede parecer.

 

La primera distinción que hay que hacer es una quizás no tan obvia: ¿entran en la misma categoría las tablas y el plisado?

Atendiendo a la definición que se extrae del libro Pleats Please, que recoge el trabajo de uno de los maestros de la técnica, Issey Miyake: “forma y detalle son solo derivados del proceso de plisado, de formas que responden a otras formas, de formas que se repiten”. Y si alguien que ha estado trabajando en un corpus de prendas que se pliegan y despliegan de manera minuciosa durante más de veinte años sostiene que la forma final es casi circunstancial, su opinión merece ser tenida en cuenta. Por si hace falta otra confirmación, basta echar un vistazo a las piezas que en las últimas colecciones se han catalogado como tal: pueden ir desde plisados diminutos hasta otros más amplios y planos que se acercan a ese concepto de tabla. ¿Lo verdaderamente importante? Lo que en la obra editada por Taschen definen como “un diálogo reversible entre lo oscuro y lo claro, lo negativo y lo positivo, energías vitales que generan tensión y creatividad”, y como “un modo de introducir en el paisaje de la moda otro concepto más radical de tiempo y espacio : superficies topográficas nerviosamente estiradas que habitan tres dimensiones de forma casi independiente, creando ilusiones ópticas sumamente táctiles”. vogue

 

 

Espero que te guste si quieres ver más looks aquí

 

Feliz y bonito día.

R. Ll.

También Podría gustarte

No hay comentarios

Deja una Respuesta

Rossllerd